lunes, 4 de diciembre de 2017

Chuletitas de cordero al horno


Os traigo una nueva receta de la más sencillas y rápidas, no es de las más baratas pero de vez en cuando, si en casa gusta, no pasa nada si  compramos unas buenas chuletitas de corderito y nos guiamos por una receta de este tipo con la que no nos complicamos la vida. He de decir, para quien no lo sepa, que a mí el cordero, como la mayoría de las carnes, no me gusta y si digo que esta receta da buen resultado no es por que yo la haya probado, es la opinión de los otros dos habitantes de mi casa. Otra cosa que os quiero destacar de esta receta es que !!NO HUELE!!. El olor a cordero a la plancha me resuta desagradable y en el horno no impregna la casa de olores.


Ingredientes
No debo daros cantidades porque esas chuletitas a veces tienen más palo que carne y dependerá de cuanto coma cada uno, así que me limito a decir los ingredientes aunque eso haga de esta receta algo menos interesante.

- Chuletitas de cordero (joven)
- Patatas (1 patata mediana por persona)
- Cebolla dulce (una grande)
- Ajos- Hierbas aromáticas al gusto (romero y tomillo van ideales)
- Vino blanco
- Aceite de oliva
- Sal y pimienta

Elaboración
Encendemos el horno y lo dejemos calentar a 200ºC mientras vamos preparando la primera fase de la receta.
1. Ponemos las chuletitas en un bol con un chorrito de  aceite y envolvemos bien para que se impregnen. Dejamos reposar

2. Pelamos las patatas y las laminamos finamente. Las iremos colocando bien extendidas sobre la bandeja del horno previamente engrasada con aceite de oliva, o bien sobre papel de aluminio apto para horno. Metemos en el horno y dejamos que se cocine durante 15 minutos.

3. Cortamos la cebolla en aros finos y troceamos los ajos a rodajas gruesas o cortados por la mitad y lo extendemos sobre las patatas que tenemos en el horno.

4. Regamos con un poco de vino blanco, sin pasarnos pero que llegue a todas las patatas.

5. Volvemos a meter la bandeja al horno y dejamos cocer unos 5 minutos a 180ºC.

6. Colocamos sobre las patatas y cebolla las chuletitas de forma que no se solapen y le añadimos las hierbas aromáticas que más os gusten.

6. Horneamos durante 5 minutos a 200ºC en la bandeja media de vuestro horno. Transcurrido este tiempo encendemos el gril y subimos la bandeja para que se doren las chuletitas. !!OJO!!, Cuidado de que no se quemen, unos 5 minutos pueden ser suficiente.




sábado, 16 de septiembre de 2017

Pan de Espelta (receta exprés)





Esta es una receta de pan, sencilla, rápida, sin levados infinitos, para hacer mientras preparas la comida. Es tan rápida que te interesará más hacer tu propio pan que salir a comprarlo.
Te pongo aquí los ingredientes para hacer un pan de unos 600 gr, si quieres aprovechar que estás con las manos en la masa y que te quedará espacio en el horno, prepara masa para dos panes, si no lo vas a comer inmediatamente podrás cortarlo y congelarlo.

El secreto de esta receta es no precalentar el horno.

Ingredientes

* 400 gr de harina de espelta
* 200 ml de agua tibia
* 1 cucharadita de sal
* 1 cucharada de aceite de oliva
* 7 gr de levadura seca (15 gr de levadura fresca)
* 1 bolsa de asar al horno

Opcional
(Puedes poner estas u otras semillas que tengas en casa)

* 1 cucharada sopera de semilla de sésamo
* 1 cucharada sopera de lino dorado
* 1 cucharada sopera de semillas de chía



Preparación

En un bol grande, tamiza la harina, no lo hagas si es integral porque dejarás fuera toda la fibra.
Añade la cucharadita de sal y mézclalo bien (es importante hacer esto antes de añadir la levadura porque levadura y sal no se llevan muy bien).

Añade las semillas y mézclalo de nuevo todo.

A continuación añade el sobre de levadura en polvo remuévelo bien con la harina y añade el agua tibia. Si has optado por levadura fresca disuélvela en el agua tibia y añade la mezcla a la harina.

Con ayuda de una cuchara de palo o espátula de cocina, remueve bien hasta que se integren los ingredientes y continua integrándolos con la mano.

Vuelca la mezcla sobre la encimera y amásala en forma de bola, imagina que es una flor y que llevas los pétalos desde el filo hacia el centro, ve llevando la masa del filo hacia el centro, la parte donde queda el nudo central será la parte de abajo de la masa.

Amasa durante unos 3 ó 4 minutos hasta que quede todo bien integrado y que la masa no se quede pegada a la encimera. La masa debe tener una textura elástica. En función de la fuerza de la harina que uses, puede que necesites añadir más agua, en tal caso pon un vaso con agua tibia junto a ti y ve humedeciéndote los dedos para amasar y ve añadiendo agua de esta forma hasta conseguir la textura elástica.

Pon en el bol y cubre con un trapo, déjalo en reposo 5 minutos y a continuación amasa de nuevo durante unos 3 ó 4 minutos.

En la bolsa de asar pon una cucharada de aceite de oliva y extiéndelo bien por su interior.

A la bola de masa hazle unos cortes y espolvorea sobre ella un poquito de harina.



Introduce la bola de masa en la bolsa de asar (centra la bola en la bolsa, dejando espacio a cada uno de sus lados para que pueda crecer), cierra bien la bolsa con el cierre de plástico que suele traer.



Pon la bolsa en el horno (¡sin precalentar!) a 200ºc durante 40 minutos.
Ponlo en la parte de abajo, la bolsa se hinchará con lo que si lo pones arriba podrá quemarse con la resistencia superior.
No abras el horno durante todo ese tiempo y no pinches la bolsa, es como una sauna, el pan se cocinará con su propia humedad, gracias a eso saldrá una miga esponjosa y bien cocinada.


Transcurrido el tiempo, sácalo del horno, retira la bolsa de asar y pon el pan a enfriar sobre una rejilla.



Disfruta de tu pan exprés con aceite de oliva y sal, con mantequilla... delicioso y 100% natural, sin aditivos ni conservantes.







En esta ocasión yo he hecho dos panes uno con harina de espelta refinada y otro con harina de espelta integral. Esta receta puedes hacerla también con harina de trigo. 


L u I s A

lunes, 4 de septiembre de 2017

Cebada con puerros

Con la receta de hoy quiero salir de los esquemas, pero no a través de la innovación sino echando un vistazo al pasado. Los cereales están en la base de la pirámide alimentaria, pero a muchos se nos olvida lo fácil que es introducirlos en nuestra dieta, excepto en el caso del arroz. Pues bien, la cebada, como el farro, puede sustituir al arroz en muchas preparaciones y cuenta con una tabla nutricional de las que hacen enloquecer de felicidad a los amantes de la dieta sana. Prestad atenciòn al tiempo de cocciòn indicado en la etiqueta. Esta receta prevee unos 35 minutos. La cebada integral normalmente requiere mas tiempo, tenedlo en cuenta si la usais.




Ingredientes para 4 personas:

Cebada perlada: 2 vasos
Puerros: 2 grandes o 3 medianos.
Mantequilla: 2 cucharadas (opcional).
Aceite EVO: 2 cucharadas (4 si no usas mantequilla).
Caldo vegetal: la cantidad necesaria (entre 1 litro y 1 litro y medio)
Vino blanco: medio vaso
Queso parmesano en polvo: 50 gr aprox. (al gusto)
Especias y hierbas al gusto: escamas de pimiento picante, hojas de tomillo fresco, menta,...

Preparación:


Lavar la cebada con agua corriente hasta que ésta salga limpia. Escurrir y reservar.

En una sartén u olla con fondo ancho calentar juntos el aceite y la mantequilla. Añadir también el pimiento picante si habéis decidido usarlo. 

Cortar los puerros: primero en 2 a lo largo y luego en rodajas de medio centímetro, creando así medias lunas que se separan fàcilmente.

Cuando empiece a estar caliente y la mantequilla completamente derretida, añadir los puerros. Salar y remover. Dejar sofreír, moviendo de vez en cuando, hasta que empiecen a ablandarse, prestando atención a que no se queme.

Añadir la cebada escurrida y dejar que también ella se sofría sin quemarse a fuego medio/alto durante un par de minutos. A continuación incorporar el vino, remover y dejar que evapore. Una vez evaporado podemos cubrir la cebada con caldo vegetal y dejar cocer a fuego alto durante 5 minutos.

Cubrir la sartén u olla con una tapadera, bajar el fuego al mínimo y dejar cocer durante 30 minutos. Pero atención: es necesario destaparlo cada 5 minutos, añadir un poco de caldo si se está secando, mezclar y volver a tapar.

La decisión sobre cuanto tiene que quedar caldoso el resultado final es absolutamente personal y despenderá de cuanto caldo se va añadiendo al final. Además, dependiendo del sabor mas o menos concentrado del caldo será o no necesario salar la preparación. Lo mejor es probarlo.

Transcurrido el tiempo (y comprobado por seguridad que la cebada no está dura), apagar el fuego y distribuir el queso parmesano en polvo sobre la cebada. Mezclar. 

Si queda un poco seco o compacto se puede añadir ahora otro medio cucharón de caldo y mezclar
Dejar la olla tapada con el fuego apagado durante 5 minutos. Podemos aprovechar para preparar, si queremos, algunas hierbas frescas para añadirlas en el ultimo momento o decorar el plato. Creo que el tomillo fresco queda muy bien. Se puede, por el contrario, optar por darle un punto crujiente al plato con unos piñones tostados.

Servir en platos llanos y a comer antes de que se enfríe!

Diana MR

sábado, 28 de enero de 2017

ARROZ NEGRO CON CALAMARES



La receta es sencilla y si la hubiera llamado "arroz negro con calamares, cebolla, ajo y tomate" ya habría dado todos los ingredientes. Realmente ha ido surgiendo poco a poco, en principio iba a hacer un par de unos calamares fresquísimos a la plancha, después pensé que mejor en aceite y que lo acompañaría con arroz cocido y.... ¿y si en vez de cocido no los cocino juntos y hago arroz con calamares? y.... ¿y si le echo la tinta que tengo congelada desde navidad? -(tinta que extraje de 50 minicalamares de la cena de Nochebuena). El caso es que al final, y siendo una negada de los arroces, hoy hemos comido uno de los arroces más ricos que he probado y no digo de los que he cocinado, digo en general. Espero que no suene mal que yo diga esto, reconozco que hoy estaba buenísimo igual que reconozco que dudo que me vuelva a salir igual. Sin embargo, creo que la foto me ha salido fatal y no es solo culpa de que es un plato poco vistoso, es que la foto está mal.

Ingredientes (para 3 platos):
* 500 g de calamares frescos (en mi caso han sido 2 calamares medianos)
* 1 cebolla no muy grande o 1/2 cebolla
* 1 diente de ajo grande o 2 medianos
* 200g de tomate rallado  (yo he usado un tomate corazón de buey, que tiene mucha pulpa y poca agua)
* 250 g de arroz redondo (tipo bomba)
* 150 ml de Vino blanco
* 400 ml de caldo de pescado (podéis usar alguno del mercado)
* 200 ml de agua
* tinta de calamar (yo he usado la que tenía congelada de unos calamares que usé, pero la venden en bolsitas, creo recordar que las bolsitas vienen en un paquete de varias unidades, con un par de esas unidades sería suficiente)
* Aceite de oliva
* Sal.

Elaboración:

1. Limpiamos bien los calamares y los cortamos en anillas o a trozos, no muy grandes pero teniendo en cuenta que encogerán y que es el único ingrediente además del arroz.
2. Ponemos unos 150 ml de aceite de oliva en una paellera o sartén donde vayamos a cocinar el arroz, que cubra el suelo del recipiente, y lo ponemos a calentar
3. Picamos la cebolla y el ajo muy pequeños. Doramos el ajo y a continuación echamos la cebolla y cocinamos a fuego suave.
4. Una vez pochada la cebolla añadimos el tomate rallado o triturado y dejamos cocer unos 10 minutos a fuego medio.
5. Añadimos los calamares y la tinta, rehogamos durante unos minutos y lo regamos con el vino blanco. Dejamos que se evapore todo el alcohol a fuego fuerte (en un par de minutos no quedará nada). Salpimentamos.
6. Añadimos el arroz. Lo vamos a cocinar durante unos minutos a fuego suave, moviéndolo para que se impregne de los sabores y teniendo cuidado de que no se pegue.
7. Añadimos el caldo, el agua o lo que vaya a regar el arroz. El líquido debe estar caliente para que no baje la temperatura que ya tiene el grano de arroz. No obstante, podemos dejamos cocer un par de minutos a fuego fuerte, aflojamos y dejamos cocinar, moviendo de vez en cuando, durante unos 15 minutos,
8. Probamos el punto de sal y la dureza del grano y vemos si necesitamos un poco más de agua. No es un arroz caldoso ni meloso. En este momento, el arroz debe estar casi cocido y faltarle solo un punto dejamos cocer un par de minutos más y retiramos del fuego. Tapamos y dejamos reposar 3 minutos.

El resultado nos ha sorprendido, es un sabor que no conocíamos y nos ha gustado a los tres de la casa. Puede que la próxima vez, cuando ya estemos familiarizados con este arroz, no nos guste igual. Por otro lado, solo os digo que es una receta sencilla de arroz y unos calamares, un plato sin pretensiones.