jueves, 8 de diciembre de 2011

Pan francés

Ya sé que todas, o casi todas, tenemos nuestra propia variante de pan, y que no es muy original subir aquí una, pero como estoy orgullosa de mi pan y del truco que aprendí para hacerlo, voy a dejar la originalidad para otro día y voy a subir la receta.
Aquí van los ingredientes:
- 1/2 kilo de harina,
-  6 gr. de levadura comprimida (yo usé levadura seca, un sobrecito, lo mejor es seguir las instrucciones que vienen en el envase de la levadura, respecto a la medida de levadura que hay que usar por cantidad de harina).
- 1 cucharada de azúcar.
 - 1 o 2 cucharadas rasas de sal (según como tengamos la presión).
- Agua, cantidad necesaria, que suele ser unos 300 ml.


Pasos a seguir

- Mezclamos primero 150 grs. de harina, 90 ml. de agua y la mitad de la levadura, dejamos reposar en un lugar tibio durante media hora, para que doble su volumen.
- Colocamos sobre la mesada (limpia como los chorros del oro), el resto de la harina, el azúcar, la sal, mezclamos todos los ingredientes secos, incorporamos la restante levadura. Agregamos el agua, mezclamos de nuevo todo y añadimos la primera masa que hicimos.
- Amasamos todos los ingredientes hasta conseguir una masa bien firme y homogénea, de textura elástica.
- Dividimos la masa en porciones, tantas como panes queremos hacer. Les damos formas de bolas y las dejamos reposar, de 15 a 30 minutos.
- Ahora viene la parte de dar la forma al pan, pueden ser tradicionales o pueden dejar volar su imaginación. Si les damos formas de bolitas y las vamos poniendo en la placa unas al lado de las otras, les saldrá como me salieron a mí (vid. fotos). También podemos alargarlas como flautas y que nos salgan las tradicionales barras. Les damos cortes transversales con un cuchillo que corte bien.
(Nota: esta placa donde vamos colocando las formas definitivas tiene que estar preparada para que no se peguen o ser antiadherentes).
- Dejamos reposar estas formas, para que descansen de tanto ajetreo que le hemos dado y mientras que se vaya calentando el horno. Tiene que estar a 200 ó 250º. Metemos el pan en el horno, de 20 a 30 minutos, según el tamaño que le hayamos dado a las formas.



Como ven no hay mucho nuevo en la receta, pero, yo tenía un problema y es que el pan me salía bastante seco, porque no conseguía la suficiente humedad en los primeros minutos. No me voy a dar como cocinera laboriosa que inventa procedimientos, en una página de internet (perdonadme porque vi tantas que ya ni recuerdo dónde era) encontré la solución: al mismo tiempo que calentamos el horno, dejamos la bandeja más baja que se vaya calentando (mi horno, al menos, tiene varias alturas, puse una bandeja en la más baja y dejé el nivel inmediatamente superior para poner la bandeja con el pan). También calentamos agua en un cacito al modo tradicional o en el microondas, que esto da igual, el caso es que el agua esté caliente. Justo cuando metemos la bandeja con el pan y con mucho cuidado para no quemarnos (usemos los guantes de cocina, para esto) vertemos el agua caliente en la bandeja de abajo, eso va a producir una oleada de vapor estupendo para el pan. Cerramos rápidamente la puerta del horno, para que el pan reciba todo este vapor. No es necesario repetir la operación.
Puede ser que el pan resultante no sea el mejor que se haya cocinado, pero, os aseguró que éste pasó la prueba de calidad, que es Julia, cuando lo cató me dijo, 'mamá, es como el que venden', que para ella es lo mejor de lo mejor.

Nota: Todo el proceso de amasado puede hacerse también en panificadora, con el programa de amasado, después sacar la masa, y dar forma y hornear como se indica en los dos últimos puntos de la receta.

1 comentario:

  1. buena idea la del vapor! probarè enseguida!

    ResponderEliminar